Existen diversos tipos y modelos de grupos electrógenos, con diferentes características técnicas y prestaciones. En este sentido, sin importar el modelo o tipo, las labores de mantenimiento se centran en dos elementos fundamentales: el motor y el alternador.

Estas son algunas recomendaciones que el Club Unimaq te brinda para el cuidado de tu maquinaria:

Mantenimiento del motor del grupo electrógeno:

  • Controlar el nivel de aceite: Siempre debes asegurarte que el nivel está entre las marcas MIN y MAX de la varilla.
  • Aceite y filtros de aceite: Respeta siempre el intervalo de cambio de aceite recomendado y sustituye el filtro de aceite al mismo tiempo.
  • Filtro de aire: No te olvides de limpiar regularmente el filtro de aire, no existe un intervalo de limpieza prestablecido. Asimismo, reemplaza el filtro de aire cuando el dispositivo te lo indique.
  • Correas de elementos auxiliares: Recuerda que la inspección y ajuste de las correas han de realizarse después de haber estado en funcionamiento. Afloja los tornillos antes de tensar las correas del alternador y comprueba que ceden 10 mm entre las poleas. Si están desgatadas, cámbialas.
  • Sistema de refrigeración: Siempre rellena el sistema con un refrigerante que proteja el motor contra la corrosión interna y la congelación, si el clima lo exige. Y lo más importante: nunca emplees agua sola.
  • Filtro de combustible: La sustitución del combustible debe llevarse a cabo con el motor frío para evitar el riesgo de incendio.

Mantenimiento del alternador

  • Estado de los devanados: Para verificar el buen estado de los devanados, tendremos que medir la resistencia de aislamiento a tierra, es decir, la resistencia óhmica que ofrece la carcasa de la máquina respecto a tierra, ya que se altera cuando hay humedad o suciedad en los devanados. Por ello siempre debemos revisar el estado de los devanados
  • Cojinetes: Verifica cada cierto tiempo si se recalientan los cojinetes o si producen excesivo ruido durante su funcionamiento útil. Estos elementos, generalmente se han de reemplazar después de 40 000 horas de servicio.

Recuerda que el mantenimiento preventivo de un equipo es la mejor práctica para proteger su vida útil. Y si quieres saber qué prácticas evitar haz clic aquí para leer un artículo al respecto.