Tus equipos son la fuente más confiable para conocer el estado de los mismos. Usa ese conocimiento para gestionarlos mejor y no comprometer las operaciones. Por eso, sigue estos tips:

1. Detecta si hay un tiempo de inactividad excesivo

Usa los datos del equipo para comparar el tiempo de inactividad con el tiempo de productividad y rota los equipos para mantenerlos activos.

2. Ajusta tu flota al tamaño apropiado

Un registro del tiempo de inactividad te indicará en qué casos puedes arreglarte con menos máquinas para realizar un trabajo. También te servirá para ver dónde tienes que agregar una máquina para reducir los cuellos de botella en el flujo de trabajo.

3. Ten un panorama general

Reúne todos los datos de tu flota en un solo lugar. Tener un panorama general de toda la flota te ayudará a identificar esfuerzos duplicados y prácticas de mantenimiento ineficientes.

4. Planifica el servicio técnico para evitar sorpresas

Usa la programación electrónica para planificar la inactividad por servicio técnico y mantenimiento según su cronograma de producción. No esperes a que una máquina se rompa sin aviso y frene todo el trabajo.

5. Capacita a los operadores para que estén alerta

Pida a los operadores que presten atención a las alertas en la cabina. La acción rápida de un operador puede mantener una máquina en funcionamiento y fuera del taller.

Fuente: Caterpillar